Los perros siempre recuerdan a su familia

Los perros tienen una larga memoria y sus protectores emocionales ocupan un lugar muy importante que nadie reconoce y no permite que se olvide.

Los perros son los animales perfectos para crear una relación duradera en el tiempo. Un perro no olvida a su guardia, pero ¿cuánto tiempo dura el recuerdo de un perro de este concepto?

Los perros tienen fuertes recuerdos a corto y largo plazo y recuerdos asociativos que son más fuertes que su capacidad de memoria. La memoria a corto plazo se denomina memoria de trabajo, algo similar a la memoria de acceso aleatorio de una computadora y también memoria a largo plazo, similar a un disco duro de computadora.

Por lo tanto, los perros tienen una memoria que, con algunas diferencias con los humanos, tiene la memoria de asociación más fuerte y común. En ese sentido, hay cosas que no pueden olvidar, incluidos nosotros que los estamos protegiendo.

La memoria a largo plazo no les sirve de nada a los perros, ya que su memoria es principalmente asociativa y se basa en momentos y experiencias actuales. En otras palabras, los perros no viven ni en el pasado ni en recuerdos lejanos, sino que para ellos el presente es esencialmente presente.

Su memoria a largo plazo está vinculada a recuerdos emocionalmente significativos muy importantes de eventos específicos que experimentó. Es evidente cuando observamos que los perros responden positivamente cuando se encuentran con animales con los que han convivido durante mucho tiempo o de forma muy especial, cuando lo hacen con sus antiguos tutores.

Dado que los perros tienden a no pensar en el pasado, si recuerdan a una niñera que ya no está en sus vidas, es posible que lo hagan por un cierto apego emocional, más que por una decisión. Los perros no viven sus vidas como nosotros, viven el momento. Tiene la capacidad de aprender a vivir cada día con lo que es importante para él. Recuerdan a sus padres por sus habilidades sensoriales y asocian el olor de algo con las experiencias que tuvieron juntos. En el momento de esta asociación, le viene a la mente la percepción simbólica del maestro. Esto explica cómo un perro puede llorar la pérdida de un padre. El vínculo que existe entre los perros y sus guardianes es profundo y no es raro que los animales experimenten dolor por la eventual desaparición de este vínculo. Los perros interpretan lo que está pasando a través de la información que recopilan de los humanos, leyendo el lenguaje corporal, y aunque no presencien o no entiendan el momento de la muerte, se dan cuenta de que la familia está sufriendo, que el guardián se ha ido y que la ausencia les causa un profundo dolor.

Te puede interesar:  Curiosidades sobre los perros

Por otro lado, los perros son expertos en adaptarse a las circunstancias, y pueden ser utilizados para vivir sin esa atadura que es tan importante en sus vidas, pero siempre lo compensan con otra relación que pueda hacerse cargo de sus necesidades y felicidad.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *